fbpx

Comenzamos por compartirles información de interés que hemos compilado de algunos estudios de artículos científicos sobre la psicología jurídica y forense, que les permita tener mayor entendimiento sobre este campo de las ciencias de la conducta humana que día con día, se abre paso en el ámbito de procuración y administración de justicia.

El origen de la Psicología Jurídica no es independiente de la historia de la Psicología en general. Algunos autores sostienen que los primeros intentos de aplicación de la Psicología al campo del Derecho datan de los años 1800 a 1900, en Alemania, donde se propuso aplicar el conocimiento de la Psicología experimental al ámbito legal. Años más tarde la APA Asociación Americana de Psicología la reconoció como una especialidad independiente, por ello crea la división 41 de la APA sobre Psicología Forense o Sociedad Americana de Psicología y ley (American Psychology Law Society) es una organización interdisciplinar dedicada a la educación, práctica y servicio público en Psicología y ley. En Latinoamérica, los inicios de la Psicología Jurídica son más recientes, aunque es de destacar que desde hace un par de décadas, y en especial en los últimos diez años, se ha observado una creciente participación de los psicólogos en el ámbito de la justicia en estas latitudes.

En el Primer Congreso Iberoamericano de Psicología celebrado en Madrid en el año 1992, fue evidente la proliferación de trabajos en áreas relacionadas con el ámbito jurídico y forense de la psicología. Un año después, en el Congreso Interamericano de Psicología realizado en Santiago de Chile, nuevamente fue evidente la participación de psicólogos que trabajaban en estas áreas. Una semana después del encuentro chileno, varios de los asistentes al Congreso fueron a Buenos Aries (Argentina) a participar en un Curso Internacional de Psicología Forense. Al término del curso se fundó la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica (A.I.P.J) y se acordó la realización de congresos bianuales, efectuándose el primero en Santiago de Chile en 1995. El segundo en la Habana (Cuba) en 1997. Dos años más tarde en Sao Paulo. Posteriormente en Madrid (2001), Santiago de Chile (2003), Bogotá, Colombia (2006), Tenerife (2008), México (2010), Colombia (2014), Ecuador (2012), Portugal (2016) y próximamente  Chile en Viña del Mar (2018).

Es importante mencionar que la Asociación Nacional de Psicología Jurídica México es miembro activo de la AIPJ, por lo que es un honor para nosotros ser parte de la difusión, capacitación, actualización e investigación de diversos trabajos relacionados con la Psicología Jurídica y Forense en nuestro país.

En la actualidad, el Colegio Oficial de Psicólogos de España –COP– (s.f) define la Psicología Jurídica como: “un área de trabajo e investigación especializada, cuyo objeto es el estudio del comportamiento de los actores jurídicos en el ámbito del derecho, la ley y la justicia” (COP, 2010; Escaff, 2002). Además, de acuerdo con el Colegio, esta especialidad comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y tratamiento de aquellos fenómenos conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, mediante la utilización de métodos propios de la Psicología científica.

En la división 41 de la APA se propone que los estudiantes entrenados en el estudio de la Psicología y de la ley deben encargarse, entre otras funciones, de investigar y desarrollar políticas públicas y legales en las que trabajen tanto abogados como psicólogos.

De acuerdo con el Colegio Oficial de Psicólogos de España (2010), la Psicología Jurídica cubre distintos ámbitos de actuación que se resumen  a continuación:

a) Los tribunales

  • Psicología Jurídica y el Menor de edad: explicación, evaluación y tratamiento de los menores de edad que han cometido delitos.

  • Psicología Aplicada al Derecho de Familia: evaluación, asesoría e intervención en procesos de separación y divorcio, en particular en lo relacionado con medidas a adoptar respecto a los hijos, nulidades, matrimonio de menores, patria potestad, adopciones, convivencias familiares, guardas y custodias, alimentos, entre otras.

  • Psicología Aplicada al Derecho Civil: asesorías y peritajes en temas como la capacidad civil en la toma de decisiones (contratos, testamentos tutelares, cambio de sexo, esterilización de deficientes, etc.).

  • Psicología Aplicada al Derecho Laboral y Contencioso Administrativo: asesorías respecto a las secuelas psicológicas en accidentes laborales, simulación y problemas psicofisiológicos relacionados con los riesgos laborales. También incluye la mediación laboral.

  • Psicología Aplicada al Derecho Penal: evaluación, diagnóstico y tratamiento de personas implicadas en procesos penales, en temas como la responsabilidad criminal, daño moral, secuelas psíquicas, etc. También se incluyen evaluaciones e investigación sobre credibilidad del testimonio de víctimas y testigos, sobre selección y características de los jurados y jueces, etc.

b) El contexto penitenciario: evaluación, explicación e intervención en personas que se encuentran privadas de la libertad por la comisión de un delito.

c) El contexto judicial (testimonio, jurado): evaluar el testimonio y las declaraciones de actores en el sistema de justicia. También se trabaja en la valoración de jurados, así como en los procesos de toma de decisión, influencia social, etc.

d) El contexto policial y de las Fuerzas Armadas: selección y formación del personal policial y de Fuerzas Armadas en general.

e) En el ámbito militar: evaluación y peritajes de personal militar.

f) El contexto victimológico: atención e intervención en víctimas, prevención de los procesos de victimización.

g) La mediación: la Psicología contribuye a la solución y la solución pacífica de conflictos.

ANPJ México

× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 00:01 to 23:59